Virtualización de servidores directa

Directrices de virtualización compilados en el interior del kernel

El mayor contraste que pone en oposición los KVM VPS y prácticamente el conjunto de los demás modelos de virtualización de hardware se fundamenta en la tecnología de virtualización en sí. Mediante KVM, no es necesario ejecutar cualquier aplicación de virtualización adicional en la máquina anfitriona – en cambio las instrucciones del software necesarias se elaboran dentro del sistema operacional del host. Esta es la forma de reducir al mínimo los recursos que normalmente se reservan a fin de correr aplicaciones adicionales mientras que de hecho opera de tal modo que los mismos recursos estén disponibles a las máquinas guest. La ausencia de esta capa de comunicación complementaria reduce asimismo el período de espera I/O, haciendo, de manera efectiva, que su VPS funcione mucho más rápido.
Virtualización de servidores directa

Un aprovechamiento de los recursos mucho más eficiente

Asignaciones de servidor a su plena disposición

Con la eliminación de la sobrecarga que comprende la existencia de una capa de virtualización complementaria a través de la cual se dirige todo el tráfico de datos hacia la unidad de servidor principal, los Servidores Privados Virtuales KVM podrían obtener los beneficios de un aprovechamiento de los recursos del hardware mucho más sofisticado. Las instrucciones de la virtualización KVM se caracterizan por una integración directa en el núcleo del sistema operacional del anfitrión, lo que significa que el conjunto de VPS se relaciona con el hardware del servidor sin mediación. Este tipo de comunicación redundante reducida equivale a un rendimiento de la vida real mucho más célere si se compara con otras soluciones de virtualización.
Un aprovechamiento de los recursos mucho más eficiente

Un dominio integral en todo relacionado al sistema operacional

La limitad total de cargar el sistema operacional que desee

Una limitación de los VPS, vs. los servidores dedicados, será el sistema operativo en sí – en el caso común usted queda limitado a las alternativas de sistemas operativos que existen en el sistema del proveedor. Cuando dispone de un Servidor Privado Virtual KVM, sin embargo, tiene la opción – en gran medida - instalar cualquier SO compatible con las características de su servidor y la configuración de hardware del servidor maestro. Esto es posible como parte del algoritmo específico de la virtualización KVM. KVM es un instrumento integrado en el SO del servidor, permitiendo a las máquinas virtuales comunicarse directamente con el hardware, eliminando completamente la necesidad de otro nivel de comunicación, presente en una gran parte del resto de soluciones de virtualización.
Un dominio integral en todo relacionado al sistema operacional
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL